Causas

Transcurridos 275 años de la Fundación española de Quito, la ciudad se había convertido en un centro político, cultural y religioso de gran relevancia en la región, pero, esta notoriedad ocasionó una “brecha” social a causa de las rivalidades que aparecieron entre “españoles”, también llamado “chapetones” o “peninsulares”, y los “criollos”, que eran hijos de peninsulares nacidos en América pero que no eran considerados socialmente como iguales a los chapetones; si bien es cierto, los criollos detentaban el poder económico, porque la mayoría fueron hacendados o terratenientes, estos no poseían acceso a la administración pública a diferencia de los españoles, quienes detentaban todo el poder político y social, que a la larga generó tensiones entre ambas clases sociales, por lo que se puede apreciar claramente una lucha de poder como hasta nuestros días se viene dando entre las diferentes oligarquías existentes en el Ecuador, que son un reflejo de esta “tara” social heredada de este período de la historia nacional.

Es primordial resaltar que a lo largo de la Historia de Quito los levantamientos, revueltas, luchas armadas y sublevaciones han estado presentes a través de los siglos, evidentemente, la lucha por el poder ha sido el factor primordial, antes que el bienestar de la población en general. Por esta razón es importante mencionar, según varios autores, que la primera revuelta con “ánimos independentistas” fue dirigida por el conquistador español, Gonzalo Pizarro, hermano del celebérrimo Francisco Pizarro, en el año de 1.544, conocida como la “Rebelión de los Encomenderos” que finalmente fue sofocada por las autoridades españolas y que no fue nada más que un enfrentamiento bélico ocasionado por la “restricción y cercenamiento de privilegios y poder” a los conquistadores.

Posteriormente en los años 1.592 y 1.593 la población quiteña protagonizó la llamada “Revolución de las Alcabalas” en la que intentaron negar la facultad real española para la imposición tributaria, además de la exigencia del nombramiento de gobernantes propios y una mayor justicia.

Otro amotinamiento liderado por los pobladores de la ciudad fue la Revolución de Los Estancos en el año de 1.765 que no solo se circunscribió a los dominios de la ciudad, sino que se extendió a todos los territorios de la Real Audiencia debido al establecimiento del Estanco de Aguardientes y el de Aduanas para todos los víveres.

Una vez señaladas las más notorias insurrecciones coloniales, es menester, finalmente, mencionar algunos factores internos y externos que llevarían a la ejecución del Primer Grito de la Independencia el 10 de Agosto de 1.809.

En su obra “Breve Historia General del Ecuador”, el historiador Óscar Efrén Reyes, cita como factor interno de mayor incidencia que condujo al 10 de Agosto de 1.809, la constante lucha por el poder político, social y económico entre criollos y españoles; en cuanto a los factores externos el de mayor peso ideológico y político que inspiró los posteriores movimientos libertarios fue la Revolución de las Trece Colonias Norteamericanas que decidieron separarse y declararse independientes de la Corona Británica el 4 de Julio de 1.776, a esto se sumó la Revolución Francesa en la que Francia abolió la monarquía y declaró postulados universales inherentes al ser humano, es decir, los Derechos del Hombre: Libertad, Igualdad y Fraternidad; finalmente un factor externo serviría de excusa para consolidar la “Gesta Libertaria” del 10 de Agosto de 1.809 como lo fue el hecho de que el Imperio Español en ese momento estaba sumido en un proceso de “descomposición política” provocado por la Invasión Francesa a España a manos del Emperador Napoleón Bonaparte quien mantuvo cautivo al rey español Fernando VII durante la ocupación francesa de la metrópoli española.